Baldur's Gate 3 Bears: del romance a la supremacía del combate

Los corredores de velocidad de Baldur's Gate 3, como Mae, que terminó en 19 metros 20 con tácticas poco convencionales, incluidas formas de oso para obtener ventaja en el combate, convierten una escena viral de sexo con un oso en una estrategia vital para batir récords.



Cuando Baldur's Gate 3 se lanzó el año pasado, los jugadores se sentían intrigados, divertidos y, en ocasiones, desconcertados por una característica poco convencional: una escena de sexo con un oso que rápidamente se convirtió en tema de conversación entre la comunidad del juego. Sin embargo, la comunidad dedicada a las carreras rápidas del juego ha ido más allá de la novedad superficial y ha descubierto aplicaciones prácticas y poderosas para los osos que no tienen nada que ver con su papel romántico inicial.

Al frente de estas estrategias innovadoras está una corredora de velocidad conocida como Mae, que completó de forma asombrosa los tres actos de Baldur's Gate 3 en tan solo 19 minutos y 20 segundos. Esta hazaña fue posible gracias a una serie de tácticas poco convencionales que la mayoría de los jugadores nunca considerarían en una partida estándar. Una de las estrategias que más sorprenden es colocar el cadáver de Shadowheart, uno de los personajes principales del juego, en una caja para transportarlo más fácilmente y utilizar personajes en forma de oso para obtener una importante ventaja en el combate.

En esta carrera sin precedentes, Mae transforma a Shadowheart en un oso y, a continuación, le otorga más poderes con hechizos como Feather Fall y Enhance Leap. Esta combinación aumenta drásticamente su tiempo de vuelo y su fuerza de impacto, lo que permite a Shadowheart derrotar sin ayuda de nadie a algunos de los adversarios más temibles del juego. Ketheric Thorm, un importante jefe en el segundo acto del juego, es víctima de este enfoque, que aprovecha las habilidades mejoradas del oso para lograr un efecto devastador.

La estrategia no se detiene en la fuerza bruta. Hacer invisible a Shadowheart en forma de oso añade un elemento de sigilo, lo que le permite navegar por el campo de batalla sin ser detectada y lanzar poderosos ataques contra enemigos desprevenidos. Esta técnica demuestra un nivel de creatividad y un profundo conocimiento de las mecánicas del juego, y las aprovecha para convertir adorables criaturas en uno de los activos más letales del juego.

La evolución del uso de los osos en Baldur's Gate 3, que ha pasado de ser un truco viral a convertirse en la piedra angular de las carreras más rápidas, demuestra la profundidad del sistema de combate del juego y la dedicación de la comunidad para llevarlo al límite. A medida que el juego vaya madurando y la comunidad vaya profundizando aún más en sus mecánicas, quién sabe qué otras estrategias poco convencionales surgirán. Por ahora, los osos ostentan el trono, y ofrecen tanto una lección de creatividad como un recordatorio de los giros inesperados que pueden tomar los videojuegos.